Tags

,


Decía un viejo poema alguna vez, ” .. y cuando tú pusiste tus manos en mi pecho, reconocí estas alas de paloma dorada, reconocí esa greda y ese color de trigo…” No existe palabras que pueda definir a una madre, ni existe tiempo que puede definir ni calmar su ausencia. 

Que este día, sea como estos dos poemas … sean un recuerdo dulce que alcance la más bella palabra, la más hermosa poesía llamado madre. Feliz día, para quienes todavía tenemos un ser a quien darle un beso, y llamarla madre.

El hijo

Ay hijo, sabes, sabes

de dónde vienes?

De un lago con gaviotas

blancas y hambrientas.

Junto al agua de invierno

ella y yo levantamos

una fogata roja

gastándonos los labios

de besarnos el alma,
echando al fuego todo,

quemándonos la vida.

Así llegaste al mundo.

Pero ella para verme

y para verte un día

atravesó los mares

y yo para abrazar

su pequeña cintura

toda la tierra anduve,

con guerras y montañas,

con arenas y espinas.

Así llegaste al mundo.

De tantos sitios vienes,

del agua y de la tierra,

del fuego y de la nieve,

de tan lejos caminas

hacia nosotros dos,

desde el amor terrible

que nos ha encadenado,

que queremos saber

cómo eres, qué nos dices,

porque tú sabes más

del mundo que te dimos.
Como una gran tormenta

sacudimos nosotros

el árbol de la vida

hasta las más ocultas

fibras de las raíces

y apareces ahora

cantando en el follaje,

en la más alta rama

que contigo alcanzamos.

Pablo Neruda (Chile)

_____________________________________________________________

(AUDIO)

Poema: Gracias mama

Declamador: Mariano Osorio

[gigya src=”http://grooveshark.com/songWidget.swf” width=”250″ height=”40″ wmode=”window” allowScriptAccess=”always” flashvars=” hostname=cowbell.grooveshark.com&songIDs=35701319&style=metal&p=0″ />

Advertisements